Carr. 3301 Km 2.7 Interior
Cabo Rojo, PR 00623  |  1-787-254-2358

www.combatebeach.com

GPS: 17.977442, -67.210991

  • Facebook Social Icon
  • Trip Advisor Social Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • Google Places Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon

© 2017 by Combate Beach Resort in Cabo Rojo, Puerto Rico

Please reload

Recent Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Featured Posts

Entre tapas y piratas

May 27, 2017

    Localizado en Cabo Rojo en la Carr 100 hacia Mayagüez se encuentra Semillas Café Bistró. El ambiente es uno moderno con un toque rústico. Abierto desde noviembre 2016 Semillas ofrece una experiencia para los sentidos en todos sus platos.

 

Comenzamos la noche con un café pirata, cuyo nombre viene del uso de ron para confeccionar el trago. Nuestro bartender/barista/propietario, José, elaboro una sinfonía de sabores y olores en una taza. El café se movía y mezclaba con la leche como si fuera una nébula espacial de tonos marrones y crema. Mientras que la espuma de la leche se posicionaba encima de todo como la nieve en el tope de una montaña, las piscas de canela y semillas de lavanda encima de la espuma eran como flores salvajes perfumando el aire cada vez que te bebías el café. El  sabor era algo único también. La mezcla del café, ron y amaretto se balanceaba en tu lengua como un trapecista de circo en una cuerda alta, dejándote pegado al espectáculo y disfrutando cada momento.

 

 

Pero el café no fue lo único que impresionó en Semillas.  Las brochetas de chorizo nos abrieron la puerta al apetito. Pedazos de pan tostado, con chorizo molido, cebollas y pimientos salteados con una reducción balsámica por encima, desapareció en menos tiempo de lo que nos tomó tomarnos el café.

 

Pero aún faltaba los platos principales por llegar y mi compañera y yo nos dimos la tarea de no ser vencidos. Y entonces llegaron los sliders. El Jibarito slider, como fue nombrado, consiste en tres mini burgers, con queso munster y amarillos junto a una porción respetable de papas fritas hechas en la casa. Mi compañera pidió un wrap de pollo en plantilla de espinaca y junto con la orden le llegó un side de nachos que en su propio respeto podrían ser un plato aparte.  La presentación no dejo nada que querer y ambos platos fueron exquisitos en sabor. Aunque asumo que el plato de mi compañera fue bueno, ambos estábamos muy ocupados saboreando lo que nos habían puesto de frente para dialogar.

 

 

Luego de la masacre de hamburguesas, wraps, nachos y papas fritas, terminamos la noche con una cerveza bien fría, una nueva apreciación para la cocina puertorriqueña y admiración por la gente que no se quita de hacer a Puerto Rico un lugar lleno de sabor y alegría. Semillas, nos veremos pronto otra vez…

Share on Facebook
Share on Twitter